Limpieza y Mantenimiento

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco laboris nisi ut aliquip ex ea commodo consequat. Duis aute irure dolor in reprehenderit in voluptate velit esse cillum dolore eu fugiat nulla pariatur. Excepteur sint occaecat cupidatat non proident, sunt in culpa qui officia deserunt mollit anim id est laborum.

Mobiliario

Tapas, armarios, balcones y archivos: utilizar un paño limpio y suave, levemente humedecido en agua tibia (para hacer adherir el polvo), secando enseguida. Para manchas más resistentes (café, tinta de lapicera, papel carbónico y otros) utilizar un paño limpio y suave humedecido con jabón neutro y agua, jabón de coco y agua, o alcohol diluido en agua (ambos en partes iguales), secando completamente enseguida.

Accesorios y partes metálicas: utilizar un paño limpio y suave levemente humedecido en agua con jabón neutro, secando enseguida. No utilice productos químicos y abrasivos (saponáceos, esponja de acero, ácidos, solventes, entre otros). Limpie regularmente los muebles. El polvo, con el tiempo, puede dejar la superficie opaca y sin brillo, pudiendo acumular en los encajes, uniones o cualquier otro espacio, dejando un aspecto oscuro, desagradable y de fácil remoción.

Sillas

Estofados en tejido: utilizar un cepillo con cerdas suaves para la remoción del polvo y/o residuos. Para la remoción de manchas (café, marcas de sudor, tinta de tinta, etc.) utilizar un cepillo con cerdas suaves humedecido en agua con jabón neutro. No utilizar un paño para limpieza de tejido, evitando así la transferencia de fibras y formación de pillings (bollas).
Tapizados en cuero, símil cuero o curvin: utilizar un paño limpio y suave, levemente humedecido en agua.
Partes plásticas (terminaciones y brazos): utilizar un paño limpio y suave levemente humedecido en agua y jabón neutro, secando enseguida. También puede ser utilizado, en pequeña cantidad, la silicona líquida (para automóviles) para realzar las características originales de las piezas. No utilizar productos químicos y abrasivos (saponáceos, esponjas de acero, ácidos, solventes, entre otros).

Mobiliario

Tapas, armarios, balcones y archivos: utilizar un paño limpio y suave, levemente humedecido en agua tibia (para hacer adherir el polvo), secando enseguida. Para manchas más resistentes (café, tinta de lapicera, papel carbónico y otros) utilizar un paño limpio y suave humedecido con jabón neutro y agua, jabón de coco y agua, o alcohol diluido en agua (ambos en partes iguales), secando completamente enseguida.

Accesorios y partes metálicas: utilizar un paño limpio y suave levemente humedecido en agua con jabón neutro, secando enseguida. No utilice productos químicos y abrasivos (saponáceos, esponja de acero, ácidos, solventes, entre otros). Limpie regularmente los muebles. El polvo, con el tiempo, puede dejar la superficie opaca y sin brillo, pudiendo acumular en los encajes, uniones o cualquier otro espacio, dejando un aspecto oscuro, desagradable y de fácil remoción.